Reservas Naturales

Reserva Biológica Espino Blanco

La reserva forestal Espino Blanco está a una altura de 1 100 metros sobre el nivel del mar, y se dedica a la conservación de la flora y fauna local. La reserva está íntimamente vinculada al Monumento Nacional Guayabo a través de un corredor biológico lleno de biodiversidad y cultura precolombina. La reserva tiene un área total de 229 000 metros cuadrados, de los cuales más del 60% es bosque primario. Ahí habitan más de 500 especies, y hay una importante variedad de animales como víboras, pavas, pequeños mapaches, armadillos, y tepezcuintles, así como gran cantidad de aves y mariposas. Su nombre proviene de un árbol característico de la zona, el Espino Blanco, que está en vías de extinción. La reserva Espino Blanco cuenta con tres senderos para caminar, y el recorrido dura alrededor de tres horas y media. Los senderos están en un terreno ondulado, pero son de fácil acceso para niños mayores de 5 años.

Refugio de Vida Silvestre La Marta

Situado en el distrito de Pejivalle, el Refugio de Vida Silvestre La Marta forma parte de la Reserva de la Biosfera de la Amistad, considerada por la UNESCO Patrimonio Natural de la Humanidad. Con una superficie de más de 1 500 hectáreas, La Marta es motivo de estudio de científicos nacionales e internacionales. La riqueza hídrica y geológica es de gran trascendencia. En el interior del refugio se puede observar un formidable sistema fluvial con ríos de aguas frescas y cristalinas, cataratas y cavernas milenarias. La flora y la fauna características corresponden al bosque tropical lluvioso, con clara influencia del Caribe. Este factor explica la alta humedad relativa del ambiente, con un promedio del 90%. Se han encontrado dos tipos de orquídeas que – aparentemente – no están registradas en Costa Rica; se ha detectado, además, la presencia, en algunos sitios, de una hermosa mariposa de alas transparentes. Se trata de Ithomia bolivari, especie restringida a las tierras bajas de la región del Caribe de Costa Rica. Los descubrimientos recién empiezan. Existe una variedad impresionante de hongos, helechos, líquenes y hepáticos. Especies variadas de flora útiles para la alimentación, tinturas, productos químicos, y una gran variedad de plantas con propiedades medicinales. Esto abre grandes perspectivas para la investigación científica en beneficio futuro de la humanidad.

Pacuare

El Pacuare es uno de los ríos más bellos del planeta. Sus aguas exaltadas y los despliegues descomunales de sus rápidos terminan en pequeños remansos de quietud que deslumbran con la maravillosa vida que albergan: cientos de especies de animales, plantas y vetustos árboles, miles de colores y cantos de aves. Nace en las montañas, al norte del Parque Nacional Chirripó, y su cuenca ocupa un área de 885 Km. cuadrados en dirección hacia el Caribe. La vegetación de la zona es altamente diversa (encuéntranse, entre muchas otras, Campano, María, Caimito, Roble, Gabulín, Botarrama, Níspero y Fruta Dorada), como también su fauna (encuéntranse especies que en el país se consideran raras o en vías de extinción: jaguar, puma, manigordo, caucel, tigrillo, saíno, danta, cabro, tolomuco, perro de agua, monja cariblanco, pava y más de cien especies diferentes de aves). El río atraviesa y colinda con áreas protegidas de distinta categoría, como la Reserva Río Macho, el Parque Nacional Barbilla, la Reserva Forestal Pacuare, la Zona Protectora Cuenca del Río Tuis y la Zona Protectora Siquirres. La cuenca del Pacuare está compuesta también por gran cantidad de riachuelos, quebradas y ríos. El territorio del Pacuare alberga las reservas indígenas Barbilla- Dantas y Chirripó, en las cuales se ubican las comunidades Valle Escondido, Simiriñak, Awari y Nimari, estas dos últimas sobre la margen del río.